martes, 31 de enero de 2012

22 de marzo de 2019

Esto es una propuesta de nueva "situación actual" en el foro de rol que tengo con mi amiga.
--------------------------------------------------------------------
22 de marzo de 2019

Me parece increíble que ya haya pasado un año. Un año desde que volviéramos a encontrarnos. Un año desde que me sacaron de aquella celda y pude volver junto a mi hija. Un año que ha pasado muy deprisa y me ha cambiado la vida. Los acontecimientos que ocurrieron entre el día 1 de enero de 2018 y el 22 de marzo de ese mismo año fueron los desencadenantes de ese cambio.

Me arrebataron algo que siempre fue mío. Una parte de mí... En esos momento sentía que me habían arrancado el alma, un órgano que yo necesitaba para seguir viviendo. Encerrada en aquella celda oscura llegué a pensar incluso que moriría... Poco después supe que no había sido la única a la que le habían extirpado la magia, había más en mi situación y no todos contaban con la ayuda cercana de alguien que nunca había poseído del modo que yo lo hacía. Yo tenía a mi hija. También descubrí que había habido casos de magos y brujas que habían muerto durante aquel horrible proceso.

Cuando te enteras de algo así te haces dos preguntas: ¿Es mejor morir o sufrir el resto de tu vida recordando algo que te han arrebatado y no volverás a tener? Por supuesto están aquellas personas que se adaptan, que de alguna manera lo superan, pero yo sé, he oído que algunos de ellos simplemente no podían aguantar aquel tipo de vida y decidían quitarse la suya propia.

Y luego en Julio ocurrió quizá una de las mayores desgracias que ha ocurrido en los últimos años en el mundo mágico, además de la caída del secreto y todo lo que ha conllevado. La pluma mágica de Hogwarts, aquella que anotaba los nombres de todos los niños y niñas nacidos con magia en el Reino Unido, fue robada. Con ella la posibilidad de que los nuestros salvaran a aquellos pequeños de las garras y los peligros que conllevaba ser expuestos ante la sociedad muggle.

Ese día murió un gran mago, Javier Castaño y casi fue segada la vida de otra persona, de mi hija..., probablemente por este y otros muchos motivos se nos olvidase. A lo mejor de alguna manera queríamos restarle cierta importancia al hecho de que tuviesen la pluma. ¿Cómo iban a saber lo que era? Quizá fuimos unos ingenuos, quizá solo queríamos unos meses de paz, de tranquilidad, de pensar que todo volvería a su cauce, pero eso nunca ocurrió...

Era mediados de enero cuando saltó la noticia: habían empezado a buscar y encontrar a aquellos niños y niñas que salían en la lista del libro de Hogwarts que habían cogido junto a la pluma. Habían ido hasta sus casas y les habían dicho a sus padres que sus hijos portaban al demonio en su interior, que tenían que extirpárselo si querían evitar que se convirtieran en magos o en su defecto brujas. Muchos de ellos, escépticos, otros asustados y otros influenciados por lo que habían estado oyendo los últimos años sobre los magos, dejaron que los Brigadistas sometieran a sus pequeños a la intervención.

Dejaron que igual que a mí, les extirparan la magia, les quitaran parte del alma...

Recuerdo la primera vez que leí sobre los casos, cuando la realidad me golpeó, a mi y posiblemente a todas las Comunidades Mágicas del mundo que aún estaban en activo. Sentí una sensación horrible en la boca del estómago, casi como si hubiesen golpeado y tuve que retirar con la mano la taza que iba a beber de mi vista. Como si solo verla me hiciese sentir peor, y es que en mi cabeza no dejaba de pasar algo... En el momento en el que perdí la magia para siempre, sentí que había perdido una parte esencial de mí que nada más podría llenar. A día de hoy ese sentimiento sigue allí, cuando recurro a él aparece fuerte y claro y me hace sentir vacía, por eso la mayor parte del tiempo lo mantengo en un rincón de mi mente, ocultó entre muchos otros sentimientos que son más fuertes, que de alguna manera permiten que quede en la sombra...

Yo sé porque siento ese vacío. Yo sé cómo evitar sentirlo, pero del mismo modo que yo lo siento, sé, tengo la corazonada, la certeza de que el día menos pensado esos niños y niñas a los que les están arrebatando la magia antes de que sean siquiera conscientes de que la poseen, sentirán ese vacío. Un vacío que les llevara a la locura más absoluta, porque no tendrán respuesta a alguna a ella. Lo sentirán y no sabrán cómo enfrentarse a él. Les faltará la pieza más esencial de ese rompecabezas: el origen.

Unos lo soportaran, otros serán demasiado débiles y acabaran sumidos en la depresión dejándose engullir por la misma, quitándose la vida y otros simplemente acabaran con problemas mentales tan graves que tendrán que ser encerrados.

¿Lo peor? Nadie se dará nunca cuenta de que todo ello es debido a arrebatarles algo suyo desde la más tierna infancia, y si alguien lo descubriese le harían callar. Preferirán tener altos porcentajes de suicidio y locura, que una sociedad donde la magia que les pertenece por nacimiento y los humanos corrientes puedan vivir en armonía.

Otros padres rechazaron la “ayuda” de los Brigadistas. Estas familias acabaron amenazadas, incluso se las acusaba de infligir la ley por no dejar que les pusieran la mano a sus hijos. Por suerte para ellos, algunos de los nuestros trabajaban de encubierto en diferentes servicios sociales públicos de todo el país y les hacían desaparecer. Desaparecer a ojos de los Brigadistas, porque simplemente los llevaban a diferentes Comunidades Mágicas donde podían estar a salvo.

Por desgracia estos casos escaseaban. Hoy día escasean.

¿La razón? Han manipulado a la sociedad usando el miedo como principal medio para llegar a ellos. Nos han incriminado por diferentes crímenes que ni siquiera hemos cometido. Cientos de montajes alrededor del mundo que hacen creer a una sociedad cegada por el miedo que los magos son los responsables, que son peligrosos y que deben ser eliminados. Unos pocos creen que no es así, pero prefieren callar y no decir nada para no acabar como nosotros o incluso peor.

Me sigue sorprendiendo la facilidad que tienen aquellos que están en el poder de influenciar en el resto... Yo estuve en el poder y nunca se me pasó por la cabeza hacer semejante cosa a los demás. ¿Sería que soy demasiado buena? ¿Qué no me criaron para ello? ¿O es qué simplemente a los muggles que están ahí arriba les falta alguna tuerca?

El resultado es que nosotros hemos quedado como los malos.

En febrero muchas otras Comunidad Mágicas alrededor del mundo fueron descubiertas y sus magos apresados. A algunos les esperó el mismo destino que a mí y a otros la muerte como a magos de renombre años atrás, como a Sergey Vasiliev, el primer mago ejecutado. No sabemos aún por qué a algunos los ejecutan y a otros les extirpan la magia, pero algún motivo tiene que haber...


Con todo esto los magos hemos empezado a bajar de una forma drástica en número y solo en Reino Unido quedamos cerca de 300 de los miles que éramos, hay algunos que hasta temen que pueda ser el fin, que estemos en serio peligro de extinción. Podría ser posible... Nos unimos con los muggles para evitar que eso pasara, el hecho de que hijos de muggles tuvieran magia ayudaba a nuestra procreación, pero si solo quedamos los magos que hoy día sobrevivimos, no pasara mucho tiempo hasta que exista el último mago sobre la faz de la tierra.

Cada día los hijos, las parejas, los familiares de aquellos que siguen caminando entre los muggles, poniéndose en peligro y fingiendo ser algo que no son, tienen el corazón encogido en un puño y un nudo en el estómago que no se deshace hasta que los vemos regresar a salvo. La pregunta es... ¿tendríamos que hacer todos lo mismo? ¿Fingir algo qué no somos? ¿Adentrarnos en su mundo y encontrar el punto débil para así derribarlos de un solo golpe? O, ¿simplemente nos quedamos de brazos cruzados?

Puede que haya más alternativas. Puede que haya gente con otras buenas ideas para salvarnos, pero lo que está claro, es que nuestro futuro y el de nuestros hijos está más que nunca en nuestras manos, ¿por qué sino que futuro les espera a las pequeñas que acaban de tener los Lompard? ¿O a los hijos de nuestros propios hijos?

La mayor de las preguntas es si realmente estamos dispuestos a hacer algo, si seremos lo suficientemente valientes y volveremos a tomar aquello que es nuestro y sobretodo... A demostrar a los muggles que no somos como nos pintan, que nosotros no somos el peligro..., que ellos mismos son su único enemigo y el que está acabando con algo tan maravilloso como lo es la magia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario