miércoles, 2 de noviembre de 2011

La vida es sueño

Para Rous
Porque sin tí, soy como el Uno Dinámico


Cada día que pasa me hago exactamente la misma pregunta al levantarme. ¿De verdad vale la pena?

Y cada día me acuesto con la misma respuesta: sí, vale la pena.

Es extraño como el paso de los años no afecta a mis sentimientos, como siguen ahí muy dentro de mí esperando al momento apropiado de cada día de mi vida para salir al exterior. Siguen siendo los mismos que años atrás. Los mismos que sentí con aquel primer contacto. El primer beso. La primera vez. Aún soy capaz de recordar perfectamente los acontecimientos de aquella tarde que cambiaron nuestras vidas. El tacto de nuestras manos entrelazadas... El olor a cerrado de aquella casa...

En un instante sin que me percatara de ello, mi vida cambió. ¿En qué momento de aquella tarde cambio todo? ¿En qué momento me di cuenta de que había estado equivocada por años? ¿En qué momento supe que era él? Creo que son preguntas a las que incluso diez años más tarde no les puedo encontrar respuesta.

Diez años. Una década.

A veces me maravillo del paso del tiempo. Un suspiro. Las cosas que pueden pasar en un suspiro.

Llegan nuevas vidas que completan la de una misma, otras se van para siempre y otras solo entran para salir poco tiempo después. Son regalos de la vida. Personas que entran en tu vida para salir más tarde o más temprano y enseñarte valores. Enseñarte cosas tan simples como la nobleza o la bondad. No importa cuanto tiempo estén en tu vida, lo importante es que te den esos pequeños regalos de los que no eres nunca consciente.

Cuando levanto la mirada y me encuentro esa misma sonrisa que llevo encontrándome desde hace tantos años sigo sintiendo como me da un vuelco al corazón y miles de mariposas luchan por salir de esa celda donde están metidas y yo las dejo. ¿Por qué no? Es lo mejor con diferencia que me ha pasado en la vida y aunque suene estúpido, me gusta esa sensación en el estómago. Como si de verdad fuese la primera vez que nuestras miradas se cruzan.

Y esos ojos azules que me miran desde el otro lado de la mesa... Que curiosa es la genética que no quiso que fueran ni marrones ni verdes, sino azules como el cielo y el mar... Y aún así cada vez que me miran siento que eso es precisamente lo que los hace especial. El tener un color que los distingue de los demás de la familia directa. Sus ojos son especiales y ella es a la vez especial para mí. Consigue que sienta que hice algo bueno en la vida..., que no todo lo que hice tuvo consecuencias negativas.

Luego están los ojos verdes de él. Idénticos a los míos y los que posee mi hermana. En ocasiones creo fervientemente que si alguna perdiese a mi alma gemela, a la otra mitad del espejo e incluso de mi propia alma, podría seguir viéndola en sus ojos. Como si fuera un extensión del alma de ella. Una parte pequeña del espejo que conformamos ambas... pero igual de importante para mí que ella misma.

Una enorme sensación de paz me llena el cuerpo. Siento felicidad, pasión, tranquilidad, deseo.... Una unión que será eterna formando parte de mi vida y que posiblemente perdure incluso después de esta, como si ni siquiera el marchitar y el tiempo pudiese romper esos lazos y vínculos que hemos creado a lo largo de nuestras vidas en las que un día nuestros caminos se cruzaron.

Cada día el cielo se despliega ante mis ojos, ante los de mi familia entera y en muchas ocasiones unas pocas nubes lo tiñen de blanco, aunque yo se, que las nubes no son enteramente blancas. Se que si nos fijamos bien ella se pueden distinguir más colores además del clásico blanco con el que los niños las plasman en sus dibujos. Amarillo, verde, gris e incluso azul son otros de los colores que podemos ver si nos fijamos con atención en ellas. Al igual que el cuelo no es azul. En el también se pueden ver otros tonos: lila, amarillo, naranja, rosa... Es, como si cielo y las nubes formaran juntos una gran gama de colores, como la vida misma.

La vida es algo tan simple y a la vez complicado como eso. La vida es bella.... un bello abanico de colores. Un calidoscopio de imágenes, un collage de recuerdos. Al igual que el cielo se oscurece y existen las tormentas, sabemos que la vida no es siempre de colores vivos y hermosos... Es una lucha constante para superar y esquivar esas nubes oscuras, viajar a través de ellas vencerlas y encontrar otra vez el resplandeciente sol que nos acoge con su calor y su cariño como el amor.

¿Qué es el amor verdadero si no eso? Calor, cariño y un lugar donde cobijarse y sentirse protegido, seguro a gusto. Amar es querer la felicidad de esa persona por encima de la tuya propia sin importar los sacrificios que tengas que realizar para conseguirlo, ni las lágrimas que tengas que derramar...

No se que habría sido de mi vida de no habernos encontrado casualmente aquella tarde de mayo... Posiblemente habría sido muy distinta a como lo es hoy en día..., pero es recordando momentos como ese que se que todo el camino ha valido la pena.

Las broncas, han valido la pena. Las lágrimas, han valido la pena. El dolor, ha valido la pena. Ha valido la pena porque el conjunto te lleva a la felicidad y a ese sentimiento que te reconforta desde dentro. Ese amor que ha hecho que existan dos joyas más en el mundo y que yo estoy segura de que va a seguir aquí muy dentro de mí. Muy dentro de él incluso mucho después de haber dejado este mundo...

Pero, para eso aún faltan muchos años y de lo único que estoy segura ahora es de que voy a aprovechar cada momento, cada minuto.... y los voy a guardar dentro de mi corazón como un tesoro..., para dentro de treinta, cuarenta o quien sabe cuantos años poder evocarlos y decirme a mi misma: “Una vida puede ser más que el simple transcurrir de los días”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario